Siempre me ha parecido fascinante acudir a obras de ciencia ficción para observar la visión que sus autores tienen del futuro. Desde coches voladores hasta viajes en el tiempo, pasando por colonias en otros planetas y sables láser. Algunos relatos han sido más pesimistas que otros; algunos se han acercado más a la realidad que vivimos hoy día. Pero muy pocos han acertado a la hora de hablar de la empleabilidad en una era cada vez más marcada por los avances digitales y tecnológicos. Al igual rescatar a una emperatriz intergaláctica puede sonar a mejor argumento
narrativo que una historia de un estudiante aprendiendo nuevas técnicas de marketing digital. Pero precisamente de eso os vengo a hablar hoy: estamos a bordo de una era de cambios y de actualizaciones, quizá la mayor en siglos (al menos tecnológicamente hablando), y aunque pudiera parecer intimidante, deberíamos verla como todo lo contrario; como una excitante oportunidad para brillar.

Una de las principales voces de alerta que se escuchan día a día respecto al empleo del futuro (odel presente) es la alarmante pérdida de trabajos a favor de la automatización. Trabajos como cajeros de supermercado, agentes de viajes o incluso taxistas. En lo que fallan estas observaciones empíricas (si bien superficiales) es en predecir que más que destrucción existe una creación de posiciones que nunca habríamos pensado y que no serían posible sin los avances que ocurren día sí y día también. Imagina la respuesta de un cartelista en los años 70 si le dijeras
que debería considerar aprender algo de ilustración digital; o a un publicista de inicios de este siglo que el marketing digital es el futuro. Quién habría dicho hace tan solo unos pocos años atrás que siglas como UX, UI, SEO, CMS o HTML habrían sido algo más que simplemente siglas.

Ahora más que nunca hay que centrarse en saber hacer. Según previsiones de la Comisión Europea, el déficit de empleos tecnológicos y digitales en la UE será de unas 500.000 posiciones en 2020. No hace falta ser un experto matemático para predecir que es un vacío importante y una oportunidad de oro. Es de ese nicho que se gestó Digiblox. No tenemos coches voladores como en Blade Runner, pero tenemos a un grupo de expertos en marketing digital que harán todo lo posible por que adquieras las aptitudes que las empresas están buscando hoy día. Estamos
financiados por el programa Erasmus+ y trabajamos con partners VET (‘centros vocacionales de estudios’, por sus siglas en inglés) a nivel comunitario, específicamente en Irlanda, Chequia, Italia y Reino Unido. Con Digiblox no solo te formarás académicamente, sino que podrás disfrutar de unas prácticas remuneradas en cualquiera de esos países con empresas líderes en la industria.


Hecha un vistazo a lo que aprenderás:


1. Elementos técnicos: Sistemas de gestión de contenidos (CMS) y posicionamiento SEO –
creación dominios web, construcción de páginas en WordPress y Squarespace.

2. Aspectos creativos: Crear y optimizar contenido digital – optimización de medios para
streaming y móviles, optimización de contenido para buscadores web.

3. Factores estratégicos: Principios de marketing digital y redes sociales.

4. Emprendimiento digital: Habilidades requeridas para convertirse en freelancers digitales y
principios de las start-ups.

5. Visión europea e internacional: Incorporación de gestión de datos y cuestiones de privacidad
en un contexto europeo y global, considerando factores legislativos y culturales relevantes.


La sociedad se está adentrando en un mundo prácticamente desconocido que muchos han ya denominado como la Cuarta Revolución Industrial. Está siendo un cambio exponencial en el que estamos todos implicados. El mundo digital es un mundo lleno de oportunidades: volviendo a los datos, el 45% de los empleos en el año 2020 estarán relacionados con el entorno digital, según la propia Unión Europea. Aparcar el miedo y formarse depende solo de ti. Aunque suene a cliché (porque es una frase que se ha oxidado de tanto uso), no deja de ser cierto que la respuesta a
todas tus preguntas está en la palma de tus manos, a veces literalmente. Renovarse o morir, que diría el refrán. El futuro es ahora, ¿te apuntas?

Ricardo Francoli